domingo, 21 de noviembre de 2010

Blue Moon



Luna llena, o casi, no estoy seguro. Siempre me parecía llena a tu lado y ya no soy capaz de distinguirla. En el interior, la humedad ha empañado los cristales del coche y el frío me tiene completamente congelado esperando que la calefacción llegue hasta una temperatura aceptable para redireccionar el flujo de aire hacia mí. Mientras se calienta y se desempañan los cristales conecto la radio y le echo un vistazo a los CDs como quien mira un viejo álbum de fotos y le vuela la mente tiempo atrás. Me cruzo con el del Viña Rock, con Halloween y hasta con la discografía de Radiohead. Ninguno de ellos consigue atraer mi atención y no estoy tan jodido como para escuchar Karma Police de nuevo. Al final del pequeño archivador me encuentro el de Jarabe de Palo y sonrío, éste se lo merece. Lo introduzco y sin esperar avanzo hasta la séptima canción. Me siento como si acabara de encontrar una pequeña luz en la oscuridad. No todo será tristeza esta fría noche. Miro mi reloj, las cuatro y pico de la madrugada y ni un ápice de sueño; sé adónde ir en estos casos.

La carretera es un infierno, pero desde este joven cerro la ciudad se muestra mágica. Adoro ver las luminosas lineas de las farolas y la extraña aureola que la envuelve producto de la polución que solemos respirar. Desde aquí se pueden observar las estrellas sin demasiada dificultad y, con un poco de imaginación, hacerse el interesante nombrando constelaciones al azar señalando el infinito con aire de superioridad. Sonrío mirando de nuevo la Luna. Mañana lloverá, pienso al ver la Luna borrosa, al menos subirá un poco la temperatura. Aun así su fuerte brillo, potenciado por el reflejo en las escasas nubes, es capaz de ocultar parte del hermoso cielo estrellado.

Reclino mi asiento y extiendo la manta sobre mí. Hace ya un buen rato que empecé a escuchar "OK computer" y acaba de llegar a la pista número diez. Es un buen momento para congelar el tiempo, para detener la vida, para soñar en este cerro una noche más dándole vueltas a la cabeza. Buenas noches y dulces sueños, susurro cerrando los ojos al tiempo del último arpegio de esta hermosa canción. Dulces sueños.

7 comentarios:

  1. De escritora a escritor...esto merece la pena ser leido.

    ResponderEliminar
  2. de ingeniero a ingeniera, gracias :)

    ResponderEliminar
  3. tk wapo ^^^te arropo con la mantita :)

    ResponderEliminar
  4. creo que... sí, ése es probablemente uno de mis sitios favoritos. y la luz de la luna llena -o casi llena- lo hace aún más especial.

    vaya par de canciones...

    ResponderEliminar
  5. jaja! que exagerao!
    muy bien!! ya nada mas leerlo se me ocurrieron varias cositas :P
    pero no podre ponerme ya mismo a trabajar en el tema,porque tengo cositas pendientes para diciembre (entre ellas mi primera expo individual!! estas invitado, of course ;P) pero en cuanto me deslie,me pongo!! lo apunto en mi apretada agenda :D
    a trabajaaalll!!
    un besito pelirrojo!!!

    ResponderEliminar
  6. mmmm Radiohead en una noche fria y lluviosa...no hay nada mejor :)
    Sigue con esa cabecita relatadora porque estas hecho un artista. A ver si nos vemos pronto precioso. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Por fín puedo leer el escrito!

    Como siempre, mis felicitaciones, me ha encantado. No conozco el lugar, pero tiene pinta de ser un rincón especial para pasar las noches viendo el cielo estrellado y la luna :)

    Un beso.

    P.D. Genial las canciones.

    ResponderEliminar