jueves, 31 de diciembre de 2009

Onírico destino

Pasan las horas sin noticias desde el paraíso. La manzana estuvo deliciosa, un bocado maravilloso digno del Edén. ¿Acaso he sido ya expulsado? Mereció la pena en todo caso, de eso estoy seguro. Mis labios no pueden dejar de sonreir al recordar, así como mi corazón no puede dejar de encoger, ni mi respiración de entrecortarse. Un moratón y un par de orbes color marfil son las únicas pruebas físicas que me quedan para comprobar aquello que pudo ser un glorioso sueño. Un sueño de cariño, un sueño de amor, de abrazos, un sueño cálido como ningún otro. Un sueño del que uno puede acostumbrarse sin demasiados problemas. Un sueño en el que mentirse es la única solución para no acabar completamente loco.
Confía en los hechos, no en las palabras. Cree en las miradas, no en frases afiladas. ¿Cómo se pueden tener sentimientos tan contradictorios? Un remolino de sensaciones con epicentro en el ombligo. Todo se mezcla y se revuelve, todo se expande para después contraerse en una pelota ardiente en el centro de mi pecho. Ya no soy capaz de reconocer ni la verdad más absoluta. Eres tú mi número favorito, eso es una obviedad sin lugar a dudas; pero también eres mi plan más ambicioso, mi historia interminable, mi rompecabezas irresoluble, mi duda implacable. Tengo el alma dividida: soy creyente, ateo, agnóstico, escéptico... incluso un tanto estoico. Doy gracias a mi parte estoica, gracias a ella sobrevivo como un solo ser, gracias a ella sobrevivo. Desconozco mi destino, ignoro el camino adecuado; rezaré por que al menos tenga, ya que jamás podrá ser sencillo, un final feliz.
Soñaré con mi parte más optimista, soñaré que para ti tampoco es fácil, soñaré con tus mentiras, soñaré que esta noche me echaste de menos frente a tu almohada... soñaré que tú también deseas soñar, que no sea solo porque no lo puedes evitar. Soñaré con añoranza con el calor de nuestra noche, única en su especie, especial como ninguna, ninguna como tú.

6 comentarios:

  1. qué bonito, Carlos. precioso. mil gracias...

    ResponderEliminar
  2. Tu historia con los moratones si que no tiene final XDDDD.
    Y del texto, precioso!!! Sigue así
    Laura

    ResponderEliminar
  3. Querido Carlos:

    Me parece sencillamente genial, auténtico, sincero, honesto... Sólo espero que tus sueños de las últimas líneas se hagan realidad, y todo tenga ese final feliz.

    ResponderEliminar
  4. buenas noches, dulces sueños Zzz

    ResponderEliminar
  5. ahora ya no te saldré como lugar desconocido, no?

    sólo pasaba por aquí, para distraerme un rato de mis obligaciones y escuchar radiohead.

    :)

    ResponderEliminar
  6. Recibiremos pronto alguna visita de los dos ingenieros preferidos en el piso de las niñas???
    Solo por saberlo vamos... pero sin presiones eh! jajaja
    Cuando acaben los examenes os pasais mas a menudo para un cafecico y se os perdona XD

    Un beso anda!! Y muchisisisisisima suerte para los examenes ;)

    (A todo esto... soy Laura)

    ResponderEliminar